La ciudad de las mil y una noches, pueblos beréberes amurallados rodeados de palmerales y jardines en el desierto.
DíaRecorridoComidaAlojamiento
1Procedencia - Marrakech CenaHotel
2Marrakech Desayuno, CenaHotel
3Marrakech – Ait Ben Haddou - Ouarzazat Desayuno, CenaRiad
4Ouarzazat – Valle de las Rosas – Gargantas del Dades Desayuno, CenaHotel
5Gargantas del Dades - Desierto -No
6Desierto - Desierto Desayuno, CenaHotel
7Desierto – Gargantas del Todra - Imichil Desayuno, CenaHotel
8Imichil – Cascadas de Ouzoud - Marrakech Desayuno, CenaHotel
9Marrakech - Destino DesayunoNo

Incluye

  • Transfer Marrakech
  • Vehículo 4×4 en tour privado
  • Chofer
  • Carburante
  • Visita guiada con guía local para la visita de Marrakech
  • Dromedario (1 por persona )
  • Comidas y alojamiento indicados en la tabla.

 

No incluye

  • Vuelo
  • Entradas
  • Bebidas
  • Seguro de viaje
  • Propinas, y todo lo no incluido en el programa
  • Cualquier servicio no mencionado en el apartado incluye.

 

Plan de viaje

Día 1
Ciudad de origen – Marrakech

A la hora señalada, recepción en el aeropuerto y traslado al hotel, situado cerca de la plaza Jamaa el Fna.

Día 2
Marrakech

Después del desayuno, visita a la Medina y a la famosa plaza Jamaa el Fna, cerca de la entrada de la Medina.

Marrakech, es, junto a Meknes, Fez y Rabat, una de las cuatro ciudades imperiales de Marruecos. Marrakech fue fundada en 1062 por Youssef Ibn Tachfin, primer emir de la dinastía bereber de los almorávides y fue la capital del Imperio islámico.

Marrakech, es una de las ciudades más importantes de Marruecos, y está al sur del país, al pie del Atlas. Posee numerosos monumentos Patrimonio de la Humanidad, lo que la convierte en el principal atractivo turístico del país.

Marrakech, es conocida por la ciudad roja debido al color de sus edificaciones. En el año 2001 la UNESCO declaró la plaza de Djemaa el Fna Patrimonio Oral de la Humanidad, siendo una de las plazas más concurridas de África y del mundo. Todo en Marrakech gira en torno a DJamaa el Fna, multitud de personas se dan cita en este espacio público llenándolo de color y cultura; músicos, contadores de cuentos, encantadores de serpientes, danzantes, dentistas, vendedores de zumos de fruta, acróbatas, escritores de cartas, aguadores, vendedores de hierbas medicinales. . .

Al atardecer la plaza se llena de puestos de comida iluminados por cientos de luces, y a medida que va llegando la noche, un infinito número de personas se reúnen para comer. A lo lejos, observando la escena de la plaza, se encuentra el monumento almohade más antiguo de la ciudad, la mezquita de la Katubia, famosa sobre todo por su minarete de base cuadrada, que hizo construir Yacoub el Mansour a fines del siglo XII, y que representó el modelo de referencia para la Giralda de Sevilla, y para la Torre Hasan en Rabat. La torre de la Katubia es el edificio más alto de Marrakech y con sus 77 metros de altura domina la Medina, pudiéndose ver a distancia cuando se llega a la ciudad.

Al norte de la plaza de Djemaa el Fna se encuentra el zoco, donde cada sector lleva el nombre del principal tipo de mercancías que ofrece (vestidos, especias, pieles, babuchas, alfombras, lana, madera, ceramica, etc.), o de los talleres de los artesanos (tintoreros, carpinteros, herreros, etc.). El zoco de las alfombras ocupa el área del viejo mercado de los esclavos. Al nordeste del zoco está el barrio de los curtidores, que se extiende a lo largo de la calle Bab Debbagh, llamada así debido a la puerta que lleva ese mismo nombre.

La Medina, es la ciudad vieja, y está protegida por un cordón de bastiones hechos de tierra roja que encierran un laberinto de callejuelas llenas de palacios, mercados, mezquitas, cúpulas y minaretes. La Medina de Marrakech ha sido declarada como Patrimonio de la Humanidad por la Unesco en el año 1985, siendo actualmente uno de los lugares de visita obligada. Su corazón y punto de partida es la gran plaza Djemaa el Fna. Alojamiento en el hotel.

Día 3
Marrakech – Ait Ben Hoddou – Ouarzazat

Después del desayuno, saldremos con vehículos 4×4 por la carretera que va desde Marrakech a Ouarzazate cruzando el Alto Atlas por el puerto de Tichka Tizin, el punto más elevado de la cordillera, la carretera transcurre por territorio Amazigh (Bereber) con unas vistas impresionantes, seguiremos la ruta hasta llegar a la ciudad fortificada, o kasbah de Ait- Ben- Haddou, que fue fundada en la época de la ruta de las caravanas entre el desierto del Sahara y la actual ciudad de Marrakech. Las kasbahs fueron antiguamente grandes pueblos beréberes amurallados diseñados con el objetivo de defender la cosecha y los palmerales que crecen junto a sus cauces. Ait- Ben- Haddou está protegido por la UNESCO como Patrimonio de la Humanidad desde 1987. Debido a la belleza de su entorno con paisajes naturales impresionantes, en este lugar se ruedan numerosas películas. Después de la visita kasbah tomaremos el camino hasta llegar a la ciudad de Ouarzazat, allí nos alojaremos.
“silencio, se rueda”

Ouarzazat en el idioma bereber significa “sin ruido”.

Ouarzazat tiene una luminosidad excepcional, en la ciudad hay varios estudios de cine entre los que se encuentran unos de los más grandes del mundo, los Atlas Studios.

Día 4
Ouarzazat – Valle de las Rosas – Gargantas del Dades

Después del desayuno, tomaremos la ruta que nos lleva por el palmeral de Skoura, desde aquí una bonita carretera llena de kasbah de adobe nos llevara a Kelaat M’Gouna, en el valle de las rosas, cuyo nombre viene dado por el cultivo de rosas damascena, La leyenda asegura que la primera planta llegó e n alguna caravana de peregrinos que regresaban de La Meca allá, por el siglo X. Hoy en día el valle entero huele a un delicado perfume, y el cultivo está orientado al consumo de agua de rosas y la exportación. En Kelaat M’Gouna cada Mayo se celebran fiestas durante 3 días por el fin de la cosecha de las rosas, con música berebere en vivo. Tras una breve parada, reprenderemos nuestro camino hasta las Gargantas del Dades

El valle del río Dades surge en el alto Atlas y se estrecha hasta formar las gargantas del mismo nombre que según dicen los locales, se esconden hasta mil kasbahs. La garganta del Dades es un profundo desfiladero del río Dades, entre las localidades  de Boumalne Dades y Msemrir. La zona está poblada principalmente por miembros de distintas tribus imazighen (beréberes).

Al norte de Boumalne, las formaciones rocosas combinadas con la arquitectura tradicional de kasbahs y ksares de adobe parecen surgir de la misma roca y son de una particular belleza. Antes de llegar a Boumalne, en el desfiladero de Tamlat, las rocas adquieren curiosas formas geométricas por la erosión del viento, denominadas popularmente como  “dedos de mono”. Cena y alojamiento en un hotel situado en las gargantas.

Día 5
Gargantas del Dades – Ramlia

Después del desayuno, nos dirigiremos hacia el desierto hasta llegar al oasis de Ramlia, un hermoso oasis de palmeras de la región del Tafilalt, ubicado en el sureste del Erg Chebbi (desierto del Sahara), junto a la frontera de Argelia y Marruecos.

Ramlia se encuentra en el medio de la nada. Los habitantes del oasis de Ramlia son antiguos nómadas, pertenecen todos ellos a la tribu de Aït Khebbach, que es parte del gran grupo Amazigh de Ait Atta del sur este del Desierto del Sahara de Marruecos y se caracterizan por su gran hospitalidad. Para llegar a Ramlia estamos obligados a seguir la ruta del rally París-Dakar, a través de hermosos paisajes desolados. Pasaremos la noche en una Hotel en el más auténtico corazón del desierto. y disfrutaremos de una cena tradicional amenizada con el sonido del tam-tam (tambor)

Día 6
Ramlia – Merzouga

Nos levantaremos temprano para ver el amanecer en las dunas, y después de un buen desayuno nos dirigimos a Merzouga, pequeño pueblo en el sureste de Marruecos situado a los pies del Gran Erg Chebi, desierto del Sahara. El Erg Chebbi tiene una longitud de 22 km (de norte a sur) y 5 km de anchura, y sus dunas tienen una altura máxima de 150 m. Dejaremos el 4×4 y montaremos en los camellos que nos llevarán al corazón del desierto para disfrutar de una puesta de sol inolvidable. Merzouga es también conocida como “La puerta de las Dunas”.

Subir las dunas y ver el atardecer y el amanecer son algunas experiencias que sin duda no nos deja indiferentes. Noche en hotel.

Día 7
Merzouga – Gargantas del Todra – Imichil

Después del desayuno, tomaremos la dirección de Alnif, ciudad del Anti Atlas al pie de la cordillera de basalto del Jbel Saghro, cuna de los bereberes, también conocidas como las montañas del desierto hasta llegar a la ciudad de Tinerhir, emplazada en un amplio valle bañado por el el río Todra que aporta el agua de riego a las numerosas parcelas cultivadas a sombra del palmeral. El palmeral de Tinerhir de más de treinta kilómetros de largo se extiende al sur de las gargantas del río Todra, una de las puertas naturales que comunican el Atlas con el Sahara. Siendo uno de los más bellos oasis de la región. Las Gargantas del río Todra, se encuentran en el extremo norte del palmeral de Tinerhir, al pie de la cordillera del Alto Atlas Oriental. Poco a poco este palmeral se va estrechando, y las paredes de roca caliza que lo delimitan se elevan hasta los trescientos metros de altura y separadas en algún tramo por apenas una veintena de metros, siendo su punto más estrecho de unos diez metros de anchura. Desde aquí nos dirigiremos a Tamtatouchte y remontaremos las gargantas por el espectacular collado del Tizi-n-Tirherhoucine, de 2.650 metros hasta llegar al altiplano del valle de Assif Melloul,” río blanco” en el Alto Atlas Central, una zona de pastoreo y de trashumancia. Un viaje en el tiempo en el corazón del Atlas, lejos de las rutas turísticas. Allí viven con casas de adobe y piedra esparcidas por todo el valle una de las comunidades de beréberes más ancestrales del país. Son pastores seminómadas que conservan sus tradiciones seculares, llegaremos Imichil, pueblo situado en el mismo valle, a más de 2200 m de altitud. En sus alrededores todas las montañas de la zona superan los 3000 metros. Zona rica en pastos. Visitaremos el famoso lago de Tizlit, el lago de la novia que junto al lago del novio Isli, algo más lejano, se ha creado una bonita leyenda de amor.

La leyenda cuenta que dos jóvenes enamorados, no pudieron casarse por la oposición de sus respectivas familias, eso causó que ambos por separado se fuesen a las montañas con sus rebaños, fueron tantas las lágrimas que salieron de sus ojos que se formaron los dos lagos que se encuentran en las inmediaciones de Imilchil, el Tisli y el Isli.

En Imichil se celebra durante el mes de septiembre el” Moussem”, una boda multitudinaria, en una explanada cerca de Imichil, allí, se montan una serie de khaimas, donde se hacen los pactos entre tribus del Atlas, todas las jóvenes casaderas se concentran con su familia y una serie de códigos preceden a las ceremonias, los jóvenes casaderos, caminan entre las khaimas, como si de una feria se tratase, buscando a la que será su esposa, después se celebra la ceremonia de todas las parejas. Ropas, joyas y costumbres. Es un verdadero espectáculo de color.

Cena y alojamiento en un hotel tradicional de montaña.

Día 8
Imichil – Parque Nacional de las Cascadas de Ouzoud – Marrakech

Desayuno y ruta hasta Marrakech, por el camino visitaremos las cascadas de Ouzoud, localizadas en el pequeño pueblo de Tanaghmeilt en el Atlas Medio, consideradas las más altas y bellas del país. Tres cascadas dejan caer el agua del río Ouzoud desde una altura de más de 100 metros, confeccionando un paisaje natural impresionante. Ouzoud es una palabra bereber que significa «aceituna» y que hace referencia a los cercanos olivos que hacen sombra en el camino por el que se accede a la parte inferior de las cascadas. En la cima de las cascadas hay una docena de antiguos molinos pequeños que todavía están en uso. Por la noche llegaremos a Marrakech y nos hospedaremos en el hotel.

Día 9
Marrakech – Ciudad de Destino

A la hora establecida, transfer al aeropuerto y final de nuestros servicios

Ellos ya lo han vivido

Marrakech, Atlas y Desierto

Fuimos a Marruecos dos familias (en el grupo iban 4 personas mayores de 50 años), fuimos los 6 en el mismo coche, y aunque nos daba miedo que pudiese ser un poco incómodo no fue para nada así. Con este tour se conoce Marruecos de una forma diferente, de la mano de gente local que te enseña con orgullo su tierra, te explican su cultura y valores, cosas que quizás si vas por libre no aprenderías. Como primera experiencia en Marruecos es más que recomendable viajar así. Nuestro guía Zaid fue genial, atento y simpático, respondió cada una de nuestras preguntas. Los hoteles y la comida estupendos. No encontramos ninguna pega y sabemos que repetiremos.
Viajes por Marruecos, rutas al desierto en 4x4, visitas por Marrakech y mucho más... Somos expertos en Viajes organizados a tu medida por Marruecos