Patrimonio cultural, espacios protegidos y dunas saharianas.
DíaRecorridoComidaAlojamiento
1Casablanca - Marrakechh CenaHotel
2Marrakech Desayuno, CenaHotel
3Marrakech - Essaouira Desayuno, CenaRiad
4Essaouira – Sidi Kouiki - Agadir Desayuno, CenaHotel
5Agadir – Valle de Tifrit - Agdz Desayuno, CenaHotel
6Agdz - Ramlia Desayuno, CenaHotel
7Ramlia - Merzouga Desayuno, CenaHotel
8Merzouga – Gargantas del Todra - Imichil Desayuno, CenaHotel
9Imichil – Cascadas de Ouzoud - Casablanca DesayunoHotel
10Casablanca – Ciudad de Origen DesayunoNo

Notas

El viaje podrá también ser realizado en sentido inverso al descrito en el itinerario, manteniéndose los mismos servicios y visitas.

Esta ruta se recomienda durante los meses de mayo a septiembre, puesto que hay tramos de montaña que pueden ser inaccesibles por la nieve.

Incluye

  • Transfer Casablanca / Marrakech
  • Vehículo 4×4 en tour privado
  • Chofer
  • Carburante
  • Visita guiada con guía local para la visita de Fes
  • Dromedario (1 por persona )
  • Comidas y alojamiento indicados en la tabla.

No incluye

  • Vuelo
  • Entradas
  • Bebidas
  • Seguro de viaje
  • Propinas, y todo lo no incluido en el programa
  • Cualquier servicio no mencionado en el apartado incluye.

Plan de viaje

día 1
Casablanca – Marrakech

Recepción en el aeropuerto de Casablanca y traslado hacia Marrakech Alojamiento en el hotel

día 2
Marrakech

Después del desayuno, visitaremos la Medina y a la famosa plaza Jamaa el Fna.

Marrakech fue fundada en 1062 por Youssef Ibn Tachfin, primer emir de la dinastía bereber de los almorávides y fue la capital del Imperio islámico.

Marrakech, es una de las ciudades más importantes de Marruecos, y está al sur del país, al pie del Atlas. Posee numerosos monumentos Patrimonio de la Humanidad, lo que la convierte en el principal atractivo turístico del país.
En el año 2001 la UNESCO declaró la plaza Jamaa el Fna Patrimonio Oral de la Humanidad, siendo una de las plazas más concurridas de África y del mundo. Todo en Marrakech gira en torno a Jamaa el Fna, multitud de personas se dan cita en este espacio público llenándolo de color y cultura; músicos, contadores de cuentos, encantadores de serpientes, danzantes, dentistas, vendedores de zumos de fruta, acróbatas, escritores de cartas, aguadores, vendedores de hierbas medicinales. . . Al atardecer la plaza se llena de puestos de comida iluminados por cientos de luces, y a medida que va llegando la noche, un infinito número de personas se reúnen para comer. A lo lejos, observando la escena de la plaza, se encuentra el monumento almohade más antiguo de la ciudad, la mezquita de la Katubia, famosa sobre todo por su minarete de base cuadrada, que hizo construir Yacoub el Mansour a fines del siglo XII, y que representó el modelo de referencia para la Giralda de Sevilla, y para la Torre Hasan en Rabat. La torre de la Katubia es el edificio más alto de Marrakech y con sus 77 metros de altura domina la Medina, pudiéndose ver a distancia cuando se llega a la ciudad.

Al norte de la plaza de Jemaa el Fna se encuentra el zoco, donde cada sector lleva el nombre del principal tipo de mercancías que ofrece (vestidos, especias, pieles, babuchas, alfombras, lana, madera, cerámica, etc.), o de los talleres de los artesanos (tintoreros, carpinteros, herreros, etc.). El zoco de las alfombras ocupa el área del viejo mercado de los esclavos. Al nordeste del zoco está el barrio de los curtidores, que se extiende a lo largo de la calle Bab Debbagh, llamada así debido a la puerta que lleva ese mismo nombre.

La Medina, es la ciudad vieja, y está protegida por un cordón de bastiones hechos de tierra roja que encierran un laberinto de callejuelas llenas de palacios, mercados, mezquitas, cúpulas y minaretes. La Medina de Marrakech ha sido declarada como Patrimonio de la Humanidad por la Unesco en el año 1985, siendo actualmente uno de los lugares de visita obligada. Su corazón y punto de partida es la gran plaza Jemaa el Fna.

Alojamiento en el hotel.

día 3
Marrakech – Essaouira

Después del desayuno nos dirigiremos a Essaouira, la ciudad de la luz y del viento.

Por el camino visitaremos la cooperativa Assafar, donde se elabora el aceite de argán y en las que solamente trabajan mujeres. El argán “El verdadero oro de Marruecos” tiene valiosas propiedades nutricionales y dermatológicas. Su producción es artesanal y son las cabras las encargadas de iniciar el proceso. Estos animales trepan por las ramas de los árboles de Argán, mastican sus frutos y escupen después sus huesos. Más tarde, las mujeres los recogen y golpean con una piedra para triturarlos con un molinillo. En la visita a la cooperativa Assafar, conoceremos el día a día de sus trabajadoras, que nos explicarán detalladamente el complejo proceso de fabricación de este aceite.

Essaouira, en bereber Amogdul “la bien guardada”. Situada a 170 kilómetros al oeste de Marrakech, es la antigua ciudad de Mogador, llamada así por ser un lugar vinculado históricamente con Portugal, que aquí asentó un establecimiento comercial. Essaouira, es una pequeña ciudad fortificada bañada por el Atlántico fundada en 1764 por el sultán alauita Sidi Mohammed Ben Abdallah, aprovechando las antiguas fortificaciones portuguesas de Mogador con el deseo de hacer de la ciudad un puerto comercial abierto al mundo.

Su medina o ciudad vieja está catalogada como Patrimonio de la Humanidad desde 2001. Essaouira es una de las ciudades más atractivas de toda la costa atlántica marroquí gracias a su clima moderado durante todo el año, a la gentileza de sus habitantes, a su patrimonio cultural y arquitectónico.

La medina es un lugar para disfrutarlo sin prisa, el ambiente que reina en las calles repletas de vida, donde se mezclan artesanos, comerciantes y pescadores lo que supone un gran atractivo. La artesanía de Essaouira es rica y variada, son maestros en orfebrería, marquetería y ebanistería, especialmente con madera de thuya.

En esta ciudad siempre se ha dado un intercambio cultural que se sigue manteniendo. Desde 1998, se celebra todos los años en el mes de junio el Festival Gnawa y Músicas del Mundo de Essauira. En este evento se concentran cientos de artistas tanto locales como internacionales que muestran un mestizaje musical de músicos con un gran repertorio de temas y estilos diferentes como jazz, pop, rock o reggae. Alojamiento en Riad.

día 4
Essaouira – Sidi Kaouki – Agadir

Después del desayuno recorreremos la ruta paralela al océano hasta llegar al pueblo de El Ghazoua, allí tomaremos una desviación que nos llevará al Cabo Sim, un lugar espectacular entre el mar y el desierto del Sahara rodeado de dunas con playas vírgenes y un pequeño pueblo de pescadores. Seguiremos hasta Sidi Koauki, una amplia y extensa playa junto a un bosque de Tuyas; el nombre del lugar es en honor a un hombre santo del siglo XIX, cuyo santuario, situado en el extremo de la playa (morabito), atrae todos los años en el mes de agosto a muchos peregrinos. En Sidi Koauki, tendremos la posibilidad de gozar de un paseo con caballo o camello en la misma orilla de la playa. Seguiremos nuestro trayecto hacia la espectacular vista del océano Atlántico en el cabo Rhir, y seguiremos hasta Taghazout, pequeño pueblo turístico que goza de un clima suave durante todo el año, su playa de 7 km de fina arena es un centro de surf mundialmente conocido. Desde aquí seguiremos hasta Agadir, ciudad situada entre el Antiatlas y el Desierto del Sahara. Agadir es el centro turístico por excelencia de Marruecos, su playa de arena fina de 10 km y más de 300 días de sol al año la avalan. Noche en el hotel.

día 5
Agadir – Valle de Tifrit – Agdz

Desayuno y salida hacia el Valle de Tifrit denominado como “Valle del Paraíso” por los hippies en los años 70. Situado a 1160 de altura, es el país de la tribu bereber de Ida Outanane que vivieron de forma independiente hasta 1927, el valle está rodeado de palmeras de montaña, tuyas, olivos y arganes y su miel de tomillo, azahar o cactus es muy apreciada. En el mes de agosto se celebra la fiesta Moussem de la miel. Seguiremos la ruta atravesando zonas semidesértica de montaña con atractivos paisajes que esconden pequeños núcleos de población con arquitectura tradicional, hasta llegar a la localidad de Taliouine “tierra de azafrán”, es el mayor centro de producción de este producto en Marruecos, como también es la zona del orégano. En épocas de floración, las montañas y las laderas se cubren de color. Merece una visita la kasbah y el zoco de Taliouine, muy popular por las comunidades de los alrededores para vender sus productos y comprar provisiones.

Seguiremos la carretera que pasa por Tazenakht, pueblo del Anti Atlas famoso por sus alfombras bereberes de hermosos colores y diseños geométricos conocidas como “Ouauzguites”.

Por la tarde/noche llegaremos a Agdz situado en el extremo del valle del río Draa, donde haciendo honor a la tradición, nos alojaremos en el hotel. Agdz significa “lugar de descanso”. En el pasado, Agdz servía como uno de los puntos de parada de las caravanas que unían Marrakech y Tombuctú.

día 6
Agdz – Ramlia

Después del desayuno dejaremos Agdz y nos dirigiremos al Oasis de Ramlia, ubicado en el sureste del desierto del Sahara, junto a la frontera de Argelia y Marruecos. Para llegar a Ramlia pasaremos a través de hermosos paisajes desolados, Ramlia se encuentra en medio de la nada, sus habitantes son antiguos nómadas, pertenecen todos ellos a la tribu de Aït Khebbach, que es parte del gran grupo Amazigh de Ait Atta del sureste del Desierto del Sahara de Marruecos y se caracterizan por su gran hospitalidad.

Cena y alojamiento en un hotel situado en medio del más puro desierto.

día 7
Ramlia – Merzouga

Nos levantaremos temprano para ver el amanecer en las dunas, y después de un buen desayuno nos dirigimos a Merzouga, pequeño pueblo en el sureste de Marruecos situado a los pies del Gran Erg Chebi, desierto del Sahara. El Erg Chebbi tiene una longitud de 22 km (de norte a sur) y 5 km de anchura, y sus dunas tienen una altura máxima de 150 m. Dejaremos el 4×4 y montaremos en los camellos que nos llevarán al corazón del desierto para disfrutar de una puesta de sol inolvidable. Merzouga es también conocida como “La puerta de las Dunas”. Subir las dunas y ver el atardecer y el amanecer son algunas experiencias que sin duda no nos deja indiferentes. Noche en hotel.

día 8
Merzouga – Gargantas del Todra – Imichil

Después del desayuno, tomaremos la dirección de Alnif, ciudad del Anti Atlas al pie de la cordillera de basalto del Jbel Saghro, cuna de los bereberes, también conocidas como las montañas del desierto hasta llegar a la ciudad de Tinerhir, emplazada en un amplio valle bañado por el el río Todra que aporta el agua de riego a las numerosas parcelas cultivadas a sombra del palmeral. El palmeral de Tinerhir de más de treinta kilómetros de largo se extiende al sur de las gargantas del río Todra, una de las puertas naturales que comunican el Atlas con el Sahara. Siendo uno de los más bellos oasis de la región. Las Gargantas del río Todra, se encuentran en el extremo norte del palmeral de Tinerhir, al pie de la cordillera del Alto Atlas Oriental. Poco a poco este palmeral se va estrechando, y las paredes de roca caliza que lo delimitan se elevan hasta los trescientos metros de altura y separadas en algún tramo por apenas una veintena de metros, siendo su punto más estrecho de unos diez metros de anchura. Desde aquí nos dirigiremos a Tamtatouchte y remontaremos las gargantas por el espectacular collado del Tizi-n-Tirherhoucine, de 2.650 metros hasta llegar al altiplano del valle de Assif Melloul,” río blanco” en el Alto Atlas Central, una zona de pastoreo y de trashumancia. Un viaje en el tiempo en el corazón del Atlas, lejos de las rutas turísticas. Allí viven con casas de adobe y piedra esparcidas por todo el valle una de las comunidades de beréberes más ancestrales del país. Son pastores seminómadas que conservan sus tradiciones seculares, llegaremos Imichil, pueblo situado en el mismo valle, a más de 2200 m de altitud. En sus alrededores todas las montañas de la zona superan los 3000 metros. Zona rica en pastos. Visitaremos el famoso lago de Tizlit, el lago de la novia que junto al lago del novio Isli, algo más lejano, se ha creado una bonita leyenda de amor.

La leyenda cuenta que dos jóvenes enamorados, no pudieron casarse por la oposición de sus respectivas familias, eso causó que ambos por separado se fuesen a las montañas con sus rebaños, fueron tantas las lágrimas que salieron de sus ojos que se formaron los dos lagos que se encuentran en las inmediaciones de Imilchil, el Tisli y el Isli.

En Imichil se celebra durante el mes de septiembre el” Moussem”, una boda multitudinaria, en una explanada cerca de Imichil, allí, se montan una serie de khaimas, donde se hacen los pactos entre tribus del Atlas, todas las jóvenes casaderas se concentran con su familia y una serie de códigos preceden a las ceremonias, los jóvenes casaderos, caminan entre las khaimas, como si de una feria se tratase, buscando a la que será su esposa, después se celebra la ceremonia de todas las parejas. Ropas, joyas y costumbres. Es un verdadero espectáculo de color.
Cena y alojamiento en un hotel tradicional de montaña.

día 9
Imichil – Parque Nacional de las Cascadas de Ouzoud – Casablanca

Desayuno y ruta hasta Casablanca, por el camino visitaremos las cascadas de Ouzoud, localizadas en el pequeño pueblo de Tanaghmeilt en el Atlas Medio, consideradas las más altas y bellas del país. Tres cascadas dejan caer el agua del río Ouzoud desde una altura de más de 100 metros, confeccionando un paisaje natural impresionante. Ouzoud es una palabra bereber que significa «aceituna» y que hace referencia a los cercanos olivos que hacen sombra en el camino por el que se accede a la parte inferior de las cascadas. En la cima de las cascadas hay una docena de antiguos molinos pequeños que todavía están en uso. Por la noche llegaremos a Casablanca y nos hospedaremos en el hotel.

día 10
Casablanca – Ciudad de Destino

A la hora establecida, transfer al aeropuerto y final de nuestros servicios

Mapa del recorrido

Viajes por Marruecos, rutas al desierto en 4x4, visitas por Marrakech y mucho más... Somos expertos en Viajes organizados a tu medida por Marruecos