Ruta de las antiguas caravanas que se dirigían a cruzar el Sahara hacia Tombuctú.
DíaRecorridoComidaAlojamiento
1Origen - Fes CenaHotel
2Fes Desayuno, CenaHotel
3Fes - Oujda Desayuno, CenaHotel
4Oujda - Figuig Desayuno, CenaHotel
5Figuig - Erfoud Desayuno, CenaHotel
6Erfoud - Rissani – Merzouga - Ramlia Desayuno, CenaHotel
7Ramlia Desayuno, CenaHotel
8Ramlia – Valle del Ziz – Sefrou - Fes Desayuno, CenaHotel
9Fes - Destino DesayunoNo
Extensión
9Fes – Meknes – Voluibilis - Fes DesayunoHotel
10Fes – Ciudad de Origen DesayunoNo

Incluye

  • Transfer Fes
  • Vehículo 4×4 en tour privado
  • Chofer
  • Carburante
  • Visita guiada con guía local para la visita de Fes
  • Dromedario (1 por persona )
  • Comidas y alojamiento indicados en la tabla.

No incluye

  • Vuelo
  • Entradas
  • Bebidas
  • Seguro de viaje
  • Propinas, y todo lo no incluido en el programa
  • Cualquier servicio no mencionado en el apartado incluye.

Plan de viaje

día 1
Origen – Fes

Recepción y traslado al hotel.

día 2
Fes

Día completo dedicado al descubrimiento de la ciudad de Fes, por la noche regresaremos al hotel, para disfrutar de un merecido descanso.

Fes está considerada en Marruecos como el centro religioso y cultural del país. La ciudad se divide en tres zonas, Fez el Bali, (la zona antigua dentro de las murallas), Fez-Jdid, (la zona nueva donde se encuentra la Mellah, el barrio judío), y la Ville Nouvelle (la zona francesa en el noroeste de la ciudad). La medina de Fez el Bali, es de los mayores emplazamientos medievales que existen actualmente en el mundo. Toda la medina está declarada Patrimonio Mundial de la Humanidad por la UNESCO, sus zocos y callejuelas no han cambiado desde la Edad Media. Para conocer la medina de Fez el Bali, hay que empezar por la puerta Bab Boujloud, entrar en el zoco y recorrer sus estrechas y laberínticas calles esquivando con frecuencia a los mulos cargados con grandes fardos.

  • Visitar la madraza Bou Inania, con sus valiosos trabajos en madera de cedro, los estucos y las decoraciones de mármol y ónice.
  • La zaouïa de Moulay Idriss, fundador de la ciudad.
  • El barrio de los andalusíes con su mezquita y la madraza Es-Sahrij.
  • El antiguo palacio Dar Batha, de estilo arábigo andalusí dedicado a las artes y tradiciones de Fez.
  • La Mezquita Universidad de Al- Karaouine que es de las más antiguas del mundo, fundada en el año 859 por Fátima Al-Fihri, hija de Mohammed Al-Fhri, un mercader muy rico de esas épocas. Después de la muerte de su padre, Fátima y su hermana recibieron una gran cantidad de dinero, y entonces Fátima decidió crear la Mezquita Universidad. En su interior se puede ver cantidad de arcos, mosaicos, tallas de madera y pinturas de gran belleza.

El barrio de los curtidores, en la Edad Media, la ciudad se convirtió en uno de los principales centros comerciales del Magreb, siendo la principal productora de adargas. (escudo hecho de cuero y de forma ovalada), usado originalmente por la caballería musulmana de Al-Ándalus, con el nombre de addárqa.

El Festival de Músicas Sacras del Mundo de Fez, creado en 1994, forma parte de la vida espiritual y artística de la ciudad; desde su creación, este acontecimiento ha tenido un verdadero éxito internacional. El Festival de Fez de 2001 fue declarado por las Naciones Unidas como uno de los acontecimientos que han contribuido de manera más excepcional al diálogo entre civilizaciones. Se celebra cada año en el mes de junio.

“Sombreros de Fez” El fez o tarbush fue ideado por los musulmanes andaluces de la ciudad de Fez en el siglo XVII, como moda para la alta sociedad. Los artesanos que participaron en su diseño fueron los miembros más selectos de los zocos de la ciudad.

Hasta el siglo XIX, la ciudad de Fez fue el único productor, hasta que Francia y Turquía empezaron a elaborar este producto.

día 3
Fes – Oujda

Salimos de fes por autopista, llegaremos a Oujda, y visitaremos la puerta de Bab el-Ouahab, antiguamente en los bastiones de dicha puerta colgaban las cabezas cortadas de los rebeldes, desde aquí entraremos a la medina, famosa por sus puestos de aceitunas. En las calles de Oujda están muy animadas, es habitual encontrar en cualquier rincón de la ciudad músicos callejeros, especialmente en verano y durante el mes del ramadán.

Durante el mes de julio, se celebra en la ciudad uno de los encuentros musicales más importantes del norte de África, se trata del Festival de Música Räi de Oujda que acoge infinidad de artistas de todo el planeta.
Noche en el hotel.

día 4
Oujda – Oasis de Figuig

Después del desayuno saldremos de Oujda hacia la carretera que pasa paralela la línea del ferrocarril minero construido por los franceses en el año 1930.

De Oujda hasta Figuig recorreremos aproximadamente 300 km. por asombrosos paisajes saharianos llenos de dunas, campamentos nómadas y pequeñas aldeas bereberes poco acostumbrados a recibir turistas.

En el oasis de Figuig esta formado por 7 aldeas distintas, separadas por escasa distancia unas de otras, es una estructura tradicional en los oasis aislados del Sahara.

De las siete aldeas Zenaga es la más grande y El-Maiz se dice que es la más bonita aquí encontraremos increíbles calles abovedadas, y grandes porches. Un recurso muy ingenioso para atenuar el rigor de las altas temperaturas estivales. En Figuir, como el todo el sur de Marruecos, es habitual encontrar santuarios blancos “morabitos”, parte importante del culto popular, son tumbas de santos que los fieles las visitan para venerarlos o para beneficiarse de la protección “la baraka”. En las calles y mercados de Figuir veremos algunas mujeres vestidas con una túnica completamente blanca que les cubre todo el cuerpo, se trata de mujeres casadas. Todo forma parte de la tradición.
El oasis de Figuig tiene hasta 200.000 palmeras datileras, visitar el palmeral y las aldeas es una experiencia que nos mostrara la forma de vida de las comunidades en los oasis.

día 5
Oasis de Figuig – Boudnib – Erfoud

Después del desayuno saldremos de Figuig hacia Erfoud, por la clásica ruta donde pasaba el rally Paris-Dakar, dejamos atrás los oasis de la parte oriental para entrar en la histórica comarca del Tafilalt que durante siglos fue el extremo final de las caravanas que cruzaban el Sahara hacia África Occidental por la Ruta de la Sal. Recorreremos la hamada pre sahariana del Guir hasta Boudnib y seguiremos por los abundantes palmerales del valle del Tafilalt bañados por el rio Ziz hasta llegar a Erfoud, donde pasaremos la noche y punto de partida para visitar las dunas.

día 6
Erfoud – Rissani – Merzouga – Ramlia

Después del desayuno saldremos hacia Rissani, a 20 km de Erfoud, visitaremos el mercado, un importante centro de comercio frecuentado por gente del desierto. El mercado de Rissani es ancestral, en el cual hay artesanos de madera, venta de ganado, de especias… aquí podremos ver el curioso Parking de asnos, donde la gente que va al mercado guarda aquí los animales.

Rissani es además un lugar de encuentro de coleccionistas, buscadores de fósiles e investigadores; en sus proximidades se encuentran numerosas canteras de minerales y yacimientos fósiles.

A nivel histórico Rissani fue un reino propiamente dicho entre los siglos 8 y 14, conocido como Siyilmasa y muy importante en la zona debido a las caravanas transaharianas y movimiento comercial que había en esos tiempos, rivalizando con Fez y Marraquech. Desde aquí salían grandes caravanas de camellos que exportaban a Sudán y a Guinea los metales, las telas y los dátiles.

Ibn Battuta en su viaje en dirección a Mali en el año 1352 relata:
llegué a la ciudad de Siyilmasa, que es una de las más hermosas y abundante en excelentes dátiles, en lo cual se le asemeja la ciudad de Basora, pero los de Siyilmasa son mejores (. . .) adquirí camellos y me puse de viaje en una caravana donde viajaban muchos mercaderes de Siyilmasa. . .

En el centro de Rissani visitaremos el ksar AbouAm, una de las pocas fortalezas de barro totalmente habitadas.

Por la tarde reprendemos la ruta del desierto y volveremos a Merzouga. Conocida por “la puerta de la dunas”, por estar situada al pie de las dunas, también conocidas por “Erg Chebi”, verdadera maravilla de la naturaleza en un paisaje que cambia constantemente, se dice que este desierto de dunas cuenta con las más grandes del mundo. Actualmente en las arenas del desierto de Merzouga se llevan a cabo tratamientos para el reumatismo. A los pies de las dunas dejaremos el 4×4 y montaremos en los camellos que nos llevarán a las altas dunas del desierto para disfrutar de una puesta de sol inolvidable. Pasaremos la noche en una tienda bereber y disfrutaremos de una cena tradicional amenizada con el sonido del tam-tam (tambor), en el más auténtico corazón del desierto.

Subir las dunas, ver el atardecer y el amanecer son algunas experiencias que sin duda no nos deja indiferentes.

día 7
Ramlia

Nos levantaremos temprano para ver el amanecer en las dunas, y después de un buen desayuno visiteremos al oasis de Ramlia, un hermoso oasis de palmeras de la región del Tafilalt, ubicado en el sureste del desierto del Sahara, junto a la frontera de Argelia y Marruecos.

La pista hasta Ramlia es a través de hermosos paisajes desolados. Ramlia se encuentra en medio de la nada, sus habitantes son antiguos nómadas, amantes de la hospitalidad y de la tradición, pertenecen todos ellos a la tribu de Aït Khebbach, que es parte del gran grupo Amazigh de Ait Atta del sur este del Desierto del Sahara de Marruecos. Entraremos en el palmeral donde se encuentran los huertos regados por la tergua o canal de riego ancestral de captación y conducción de aguas subterráneas que está íntimamente ligada a la vida de los oasis y a su cultura.

En los alrededores de Ramlia también veremos las necrópolis prehistóricas y grabados rupestres de la zona del periodo del Sáhara húmedo.

Por la noche cenaremos y dormiremos en un hotel situado en medio del más puro desierto.

día 8
Ramlia – Valle del Ziz – Sefrou – Fes

Desayunaremos y pasaremos parte del día a través del impresionante valle del río Ziz, viajaremos por sus majestuosas gargantas con increíbles paisajes de montañas bordeadas con oasis y fortificaciones.

Cruzaremos el paso del Alto Atlas de Tzi n’Talrhmeht, conocido como “el paso de las camellas” que nos llevara hasta Midelt, donde haremos una breve parada en los famosos bosques de cedros del Atlas Medio, aquí vive una de las últimas comunidades de monos de Berbería, una especie de macaco que solo puede verse aquí y en Gibraltar.

Desde Midelt llegaremos a la provincia de Ifrane, situada en el Atlas Medio en una zona montañosa a 1713 metros de altitud y con un clima frío, lo que ha influido el sobrenombre de la pequeña Suiza africana, a la salida de Ifrane, tomaremos la ruta hasta llegar a Sefrou, localidad medieval con su magnífica medina protegida por las murallas del siglo XVIII. Sefrou significa en el idioma bereber “lugar para esconderse”, la ciudad debería su nombre a la tribu de los Ayt Sufru, una tribu bereber de religión judía de los primeros siglos de nuestra era. La fiesta de las cerezas de Sefrou, está inscrita desde 2012 por la UNESCO como Patrimonio Cultural Inmaterial de la Humanidad. Todos los años, en el mes de junio, los vecinos de la ciudad de Sefrou celebran durante tres días la belleza natural y la riqueza cultural de su comarca, simbolizadas por la cereza. Es interesante el mercado semanal de dicha localidad, en él acuden bereberes de los alrededores y es un buen lugar para vivir de cerca la cultura de la región.

Después de un paseo por la ciudad nos dirigiremos a Fes, donde nos alojaremos en el hotel.

día 9
Fes – Ciudad de Destino

A la hora establecida, transfer al aeropuerto y final de nuestros servicios

EXTENSIÓN A MEKNES – VOLUBILIS – MOULAI IDRÍS

día 9
Moulai Idrís – Volubilis – Meknes – Fes

Desayuno en el hotel y a continuación nos dirigiremos a la ciudad de Mulay Idrís, levantada sobre una roca, a 70 km desde Fes y a 4 km de Volubilis.

Mulay Idrís es uno de los lugares de peregrinación más famosos de Marruecos. El Mausoleo (Zaouia) de Mulay Idrís es un santuario dedicado al que fue rey de Marruecos entre los años 807 y 828 y fundador de la ciudad. Mulay Idrís, es el santo más venerado de todo el país y se cuentan por miles los musulmanes que visitan el mausoleo para obtener su bendición. Después de la visita entraremos a la ciudad romana de Volubilis, para poder admirar el arco de triunfo, las columnas del capitolio y los maravillosos mosaicos. La ciudad de Volubilis es el sitio arqueológico más importante de Marruecos, e inscrita en la lista de Patrimonio de la Humanidad por la UNESCO. Tras la visita de Volubilis, continuaremos hasta llegar a Meknes, una de las cuatro ciudades imperiales de Marruecos. Fundada en el siglo XI por los almorávides (una tribu bereber con el nombre de Meknassi), y llegó a ser capital del Magreb en el XVII. En Meknes podemos ver la puerta de Bad el Mansour, se trata de una de las puertas de entrada más grandes y más hermosas de Marruecos, construida en 1732. La puerta de Bad el Mansour, es la entrada habitual a la Medina, donde podremos admirar su zoco, los edificios históricos y la Gran Mezquita de origen almorávide del siglo XII. Alojamiento en el hotel de Fes

día 10
Fes – Ciudad de Origen

A la hora establecida, transfer al aeropuerto y final de nuestros servicios

Mapa del recorrido

Viajes por Marruecos, rutas al desierto en 4x4, visitas por Marrakech y mucho más... Somos expertos en Viajes organizados a tu medida por Marruecos